23 de febrero de 2014

Condenado

El condenado a muerte se sienta al revés en la silla eléctrica, mirando al respaldo. Su última cena ha sido dos paquetes de pipas peladas y una cantimplora Zumrok®. Está flipao.

(Publicado en el núm. 3 de la revista Don).

1 comentario:

  1. DIOS MÍO. ESTE ME ACABA DE SOBREPRESURIZAR UN CAPILAR SANGUÍNEO.

    ResponderEliminar