5 de octubre de 2011

Capricho

Van a la isla de Borneo para capturar un mono narigudo y llevarlo a un parque zoológico. El avión en el que trasladan al primate se estrella en el trayecto de vuelta. El animal todavía respira cuando es rescatado de entre los restos incendiados del aparato; está gravemente herido, desfigurado, pero consiguen salvar su vida. Las heridas cicatrizan de tal manera que el mono queda clavado a Jiménez Losantos. La realidad supera a la ficción.

1 comentario: