7 de octubre de 2013

Cicatrices

El neonazi se tapa el tatuaje de la esvástica con unas tiritas para ir a una entrevista de trabajo, pero la cruz sigue ahí, tan gamada como siempre.