31 de enero de 2012

Repullo

Se sobrecogió al mirar el reloj. Era la hora más absurda e insospechada que un hombre hubiera visto jamás.