26 de abril de 2012

Despistadillo

El otro día se me apareció Jesucristo, pero... ¡se le olvidó lo que venía a decirme!

4 comentarios:

  1. Ser mitad divino tiene sus inconvenientes... tener poderes consume recursos y deja la memoria perjudicada...

    ResponderEliminar
  2. Que utilice la forma "¡por mis clavos!"

    ResponderEliminar
  3. Jajajajaja, este blog es enorme. Confirmado

    ResponderEliminar