1 de marzo de 2012

Diplomacia extrema

No hay que perder los modales nunca.

1 comentario: