22 de febrero de 2012

Optimismo

¡Esa es la actitud! No hay que ver siempre las arterias medio obstruidas.

3 comentarios:

  1. Eso mismo le dije yo el día que mi suegro sufrio un infarto, pero como es un cabezón cuando llegue ya le había dado, al final está vivo.

    ResponderEliminar
  2. Qué pena que el personaje que va a socorrerlo es diminuto, cómo le hará el boca a boca?

    ResponderEliminar
  3. el que socorre va como con ganas de pillar cacho, de tocar nalgamen.

    ResponderEliminar