8 de agosto de 2011

Perversiones inofensivas

El necrófilo se deleita con el obituario. Las esquelas son para él microrrelatos eróticos de primera. No hace daño a nadie pero no me parece bien.

1 comentario: